Excursión al Pla de l’Hedra

Excursión al Pla de l’Hedra

Recorrido: Sant Roc (Paüls)-Bancales del Povill-Mas de Llassa-Cueva del Llop-Barraca de Jordi-Pla de l’Hedra-Umbría del Isidre-Saleras del Borni-Font de Galdiri-Sant Roc (Paüls).

Distancia: 7,5km. Tiempo: 4:30hrs. Desnivel: 445m. Dificultad: baja. Puntos de agua: Font de Sant Roc, cisterna de la cueva del Llop y Font de Galdiri.

Acceso: Desde Tortosa por la c-12 dirección Xerta, donde tomaréis la TV-3541, que en 15 minutos os llevará a Paüls. En cuanto lleguéis al pueblo, seguid las indicaciones de “Fonts de Sant Roc” que están a 2,5km. del pueblo.

0:00h. Área recreativa de Sant Roc. Primeros “corros” (bancos y mesas de piedra), de tradición familiar. Cada una de estas construcciones circulares pertenecen a una casa del pueblo. Hay un total de 222. El derecho exclusivo de los propietarios de los “corros” es solamente el día de San Roque (6 de agosto), el de San Antonio (17 de enero) y el lunes de Pascua. El resto del año cualquier persona los puede utilizar.

Otra excursión recomendable que hemos realizado desde este punto de partida es la que recorre las Fonts de Paüls.

Caño de la fuente de Sant Roc

0:02h. Fonts de Sant Roc. Diversos caños proveen de agua de las entrañas de Els Ports. Aguas con gusto a bosque de pinos, milagrosa como creen los Paülencs.

Ermita de Sant Roc

0:05h. Ermita de Sant Roc, al final de un paseo rodeado de cipreses.

0:06h. Coged el camino que sale justo al lado de los columpios y se adentra en el bosque de pinos.

0:10h.  Cruzáis una pista, que viene desde Paüls, pasando por el mas  de Cócs.

0:015h. Bosque de pinos en donde la luz del sol se refracta formando haces de luz de colores.

Bosque de pinos

0:20h. Volvéis a cruzar la misma pista y os volvéis a adentrar en el pinar, en los colores verdes intensos del romero, el lentisco, la sabina, el enebro y el palmito.

0:35h. El sendero, antigua vía de arrastre de los troncos de los pinos, continúa empinándose un poco más en busca del Pla de l’Hedra. En esta zona aparecen las primeras violetas de bosque, miniaturas de flor de un añil profundo que destaca sobre el verde esmeralda de las hojas.

Violeta de bosque

0:45h. El sendero, ahora relativamente plano, discurre por debajo de una pequeña comunidad de carrascas, cubierta de trepadoras afiladas.

0:50h. Márgenes de piedra seca que han soportado el paso del tiempo y todavía limitan antiguas terrazas de cultivo, ahora invadidas por los pinos, entre los cuales todavía se ve algún olivo que aún pervive.

0:55h. Os encontráis en un pequeño cruce con una señal roja en el suelo. Girad hacia la izquierda.

1:10h. A través de un claro, podéis vislumbrar, arriba de la sierra, la emblemática Punta del Agua.

Vista desde la balsa de Povill

1:20h. Balsa de Povill. En el centro de una verja metálica y que sirve de reservorio para la prevención de incendios. Este es un buen sitio para disfrutar con una primera panorámica del valle; las Ombríes (Umbrías), el Coll de Alfara, la Mola Carrascosa, la Tossa, de izquierda a derecha.

Ruinas cerca del mas de Povill

1:25h. Os sale al paso una pista, que sube desde Paüls. Aunque el sendero transcurre por la izquierda de la pista, os sugerimos que paseéis por esta, ya que os permitirá tener unas vistas impresionantes.

Cruce con la pista que sube desde Paüls

1:30h. Paüls, abajo, encaramado a la colina fortificada, se deja ver y resplandece en medio del valle. Al fondo, el valle del Ebro y las sierras de Boix y Cardó con su pico más alto: la Creu de Santos.

Paüls abajo y la serra de Cardó al fondo

1:45h. Los bancales y el Corral de Povill. Esta zona, en otoño, se convierte en un lugar perfecto para recolectar el higróforo o seta cardenal (llenega en catalán). Se acaba la pista y volvéis a tomar el sendero.

Pista hacia los bancales de Povill

Bancales de Povill y el Montsagre

1:50h. El sendero parte en dos mitades el viejo y ruinoso Corral de Povill.

2:00h. Se acaba la subida y aparecen los primeros bancales de Llassa. Abandonad la vía por la que camináis y tomad un sendero más pequeño que sale a la derecha en medio de un bosquecillo de pinos jóvenes.

El mas de Llassa

2:05h. Mas de Llassa. Construcción que todavía conserva el porte de tiempos pasados y que ofrecía un techo cálido a los habitantes de Els Ports.

La cueva del Llop

La cisterna de la cueva del Llop

2:10h. La Cueva del Llop y la cisterna que hace de fuente, recogiendo el agua que mana de las paredes umbrías de la misma.

Descanso en la cueva del Llop

2:15h. Volved hacía atrás, pero esta vez tomando el sendero hacía la derecha que os llevará otra vez al camino principal, donde veréis la señal indicadora que os dirige hacía el Pla de l’Hedra.

Indicación desde la cueva del Llop hacia el Pla de l'Hedra

2:25h. En la generosa umbría que os ofrece el frondoso bosque de pinos, encontraréis flores diversas como las pequeñas variedades de orquídeas de Els Ports, rincones encantados como el Pino de las Tres Piernas o el Vallecillo de las Rocas Encarnadas.

Orquídea de Els Ports

El pino de las Tres Piernas

El valle "encantado" de las piedras encarnadas

2:30h. Empezáis a subir, esta vez en serio, por una serie de más de treinta revueltas a izquierda y derecha que os llevarán directamente a la cima, al Pla de l’Hedra.

Esta parte en otoño es un festival de setas

2:45h. Primeros bancales del Pla de l’Hedra. El sendero de la derecha os llevaría a al Coll de l’Avenc, a la Punta del Agua…pero vosotros seguid siempre recto!

El pinar del Pla de l'Hedra

La barraca de Jordi

2:50h. La Barraca de Jordi. Las barracas son construcciones de piedra seca de forma generalmente abovedada y de diversos tamaños (esta es de tamaño pequeño) que daban cobijo a los pastores que pasaban las noches con el ganado. El pastor cubría el suelo de la barraca con agujas de pino para acolcharlo.  Aquí el Pla de l’Hedra se convierte en un bosque llano, encantador, rebosante de infinidad de alargados pinos que se pelean por un palmo de tierra. Punto de cruce de caminos que llevan a variados puntos de Els Ports: al Coll de l’Avenc; por la derecha, a través del Pinar Ancho (el Pinar Ample), a la Moleta y al Coll de Canals y el tercero, siguiendo recto, a través de la umbría de Isidre, de vuelta hacía Sant Roc.

El Pinar Ancho (el Pinar Ample)

2:55h. El bosque del Pla de l’Hedra es magnífico. La senda ahora planea, descendiendo muy poco a poco. El rastro de las ardillas es inminente. Las piñas, bien roídas y cuidadosamente desmenuzadas, muestran la actividad frenética de estos animales. La luz al amanecer o al atardecer crea un ambiente verdaderamente mágico y de rincón encantado, cuando los rayos del sol penetran casi horizontalmente por el apretado entramado del pinar. Un lugar preferido de los amantes de la fotografía y de la luz y las formas extrañas.

El Pla de l'Hedra

Pinos fantasmagóricos en el Pla de l'Hedra

3:15h. Umbría de Isidro. Numerosos pinos gigantes, muchos de ellos con dobles y triples troncos y tortuosas ramas propias de cuento de hadas (o de brujas…dependiendo de la hora del día que se visite!). Las cabras salvajes suelen pasear por estos lugares.

Las umbrías de Isidre

Pinos gigantescos en las umbrías de Isidre

3:25h. Salera de Borni. Aprovechando un risco vertical que hace de pared, los pastores construyeron un corral semicircular construido con grandes piedras en donde se guardaban las cabras, y en donde se les daba la sal tan apreciada por estos rumiantes depositándola encima de las piedras planas dentro del corral.

La salera de Borni

3:30h. Se acaba el bosque encantado. El sendero empieza a descender y de repente aparece el valle, vastísimo, rebosante de imágenes y panorámicas maravillosas. El verdor del valle, del pinar que trepa hasta las cumbres de las sierras, cortado solo por las pedreras que resplandecen al sol, impresiona. Sobresalen las cumbres y los Colls del Montaspre al frente y al fondo de la cabecera del Valle la Roca Blanca, que sorprende por sus formidables paredes verticales.

El valle vuelve a aparecer impresionante con el Montaspre al fondo

3:35h. ¡Ahora la bajada va en serio! A la derecha, sobresaliendo en la altura, la Moleta de les Canals.

3:50h. El sendero camina a los pies de la imponente Roca Blanca.

Jacinto silvestre

4:00h. Cruce y señal en forma de T, pintada en el suelo. Tomad el camino que desciende. El que asciende os llevaría al Coll de Canals.

4:05h. Nuevo cruce de senderos. Por la derecha llegaríais a los bancales de la Manela y a Paüls. Tomad el que se va por la izquierda.

La fuente de Galdiri

4:15h. Paraje de la Font de Galdiri. En el lecho de un bosquecillo de carrascas centenarias, reina una de las fuentes más bonitas de Paüls. Aquí se reúnen infindad de aves, buscando el frescor, la sombra y las aguas que manan y se deslizan por el bassis (serie de troncos de pino noble ahuecados donde corre el agua).

El bassis de Galdiri

4:25h. Mas del Torrat, rodeado de bancales de almendros que florecen en febrero y cerezos que lo hacen en marzo, llenando el valle de Paüls de perfume y millones de flores blancas y rosadas, espectáculo que deja sin aliento a los que visitan el valle en esta temporada.

Bancales en el mas de Torrat

4:30h. ¡Sant Roc, ya de vuelta sanos y salvos! Es hora de echar unos buenos tragos de la fuente y llevaros a casa algunas garrafas de este agua milagrosa…

La fuente de Sant Roc, milagrosa!

Más información

Rutas por Els Ports en la web de Parcs de Catalunya (Generalitat de Catalunya)

One thought on “Excursión al Pla de l’Hedra

  1. margarita fuster

    El viaje por el Pirineo leridano que describe de Cela, se queda pobre al compararlo con tus descripciones de este viaje por los bosques del pla de l’Hedra. No son simples espejismos como la luz del bosque encantado, con su luz mágica al atardecer o la belleza de las floress y de los almendros, sino espejismos con base tan real como las cuevas de los pastores o la umbria de Isidro, la barraca de Jordi o la cova del Llop, las cabras salvajes o los troncos retorcidos de unos árboles centenarios que hay que salvar. ¡Quién pudiera recorrer esos caminos que yo intuí al recorrer a pie esos parajes previos en Lo Favaret!. El tiempo ha sido generoso y ha de seguir siéndolo si nos lo proponemos. Ellos, los árboles, el paisaje, ha de sobrevivirnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *