Mermelada de naranja amarga “de recapte”

Mermelada de naranja amarga “de recapte”

Para hacer nuestras mermeladas preferimos utilizar las frutas de cada estación, porque además de estar en su momento óptimo, resultan más dulces y económicas. ¡Pensad que para nosotros es muy importante el consumo de temporada y de proximidad!

De noviembre a febrero es tiempo de naranjas, mandarinas, pomelos, limónes, manzanas… Con todas ellas quedan unas mermeladas deliciosas, bien sea utilizando solo fruta y azúcar o añadiéndoles unos toques de sabor con especias (jengibre, semillas de comino, de cilantro, canela, nuez moscada, vainilla, etc).

Aquí os mostraremos, paso a paso, nuestra receta particular, a la que cariñosamente llamamos “de recapte”. Está basada en la receta de la popular mermelada de naranja amarga británica en la que se utilizan las naranjas de sevilla (seville oranges), unas naranjas amargas, más pequeñas y feuchas, difíciles de conseguir por aquí.

naranjas de sevilla

Porque son difíciles de conseguir, vienen de otras zonas, porque apostamos por el consumo local de “kilómetro cero”, porque vivimos en una zona donde se cultivan unas maravillosas naranjas y porque nos gustan los retos, nosotros no utilizamos las naranjas de sevilla como indica la receta “ortodoxa” británica (si es que se puede hablar de ortodoxia en la cocina…). En cambio, por lo de reutilizar y desperdiciar lo menos posible, utilizamos las pieles de naranjas de nuestra zona que nos “sobran” después de bebernos su zumo en los desayunos. De ahí viene el apelativo que le ponemos a la mermelada: “de recapte”, de reutilización en Tortosino. Vamos guardando las pieles en la nevera hasta tener por lo menos 1 kilo que es lo mínimo que necesitaremos para que la elaboración de la mermelada sea “rentable” y que podamos sacar algunos botes…

Podemos hacer ricas mermeladas para todo el año si las conservamos de forma adecuada, en un lugar seco, fresco y sobre todo bien envasadas. Esta mermelada es dulce y amarga a la vez, tiene un sabor peculiar que no deja indiferente y una vez la pruebas o te haces fan o no la vuelves a probar (en la mayoría de casos, es lo primero).

Si aún no os habéis atrevido con las mermeladas, os animamos a que probéis, porque cuesta muy poquito hacerlas y la satisfacción es inmensa.

Los ingredientes son:

-1 kg de piel de naranja bien limpia con la parte blanca. Esta parte blanca es la que da el amargor a la mermelada.

-1 limón.

-1 manzana.

-2 litros de agua.

-de 1 kg de azúcar

-1 cucharada de la especia con la que hayáis decidido aromatizar la mermelada.

pieles de naranja

Instrucciones:

Cortad las pieles de las naranjas y el limón entero, sacando las pepitas del limón y reservándolas, en trozos pequeños (nosotros las picamos con el robot de cocina para facilitar la tarea). Podéis cortarlas al tamaño que os guste más para que se noten más o menos en la mermelada.

Poned la pulpa resultante en una olla con el agua (si os fijáis, la proporción es siempre el doble de agua que de pulpa). Añadid las pepitas del limón a la mezcla dentro de un saquito hecho de muselina o una tela fina. Las pepitas del limón tienen mucha pectina, necesaria para que la mermelada cuaje bien al cocinarla. Dejad la mezcla reposar una noche.

piel de naranja y agua

Al día siguiente pelad la manzana y cortadla en pedazos, sacad la pepitas y reservadlas. Añadid la manzana a la mezcla de cítricos y agua y meted su piel y las pepitas dentro del saquito en el que ya teníamos las pepitas del limón. La piel y las semillas de la manzana también son altos en pectina, que nos facilitará el cuajado posterior de la mermelada. Meted el saquito de nuevo dentro de la mezcla.

Poned la olla a fuego fuerte, removiendo de vez en cuando, hasta que la mezcla reduzca 1/3 del volumen.
Una vez reducida la mezcla, retiradla del fuego y dejadla reposar otra noche más.

reposo de 12 horas

Al día siguiente sacad el saquito de muselina, con las pepitas y las pieles de manzana, de la mezcla. Añadid el azúcar, cuya proporción como norma general en este tipo de mermeladas, es de 1 kilo de azúcar por cada kilo de mezcla (pulpa + agua). ¡Es importante que el azúcar se añada a la mezcla en frío!
Volved a poner la olla a fuego fuerte y llevadla a ebullición. Una vez hirviendo, poned a fuego medio e id removiendo a menudo para que no se pegue.

a punto de cuajado

Con esta receta se tarda unas 2 horas en cuajar y llegar a la textura adecuada, siempre a fuego medio.
Los últimos minutos de la cocción, son el momento de añadir la especia que hayáis escogido para aromatizar la mermelada. Removed bien para distribuirla homogéneamente.

Si no habéis hecho nunca mermelada, tenéis que saber que espesa una vez que enfría; no conviene pasarse en la cocción, porque aunque no se quema, corremos el riesgo de que se solidifique. Una regla práctica para saber si ya está cuajada es la siguiente: se pone un poco de mermelada en un platito, se mete unos 30 segundos en la nevera y luego se le pasa el dedo. Si la mermelada forma surcos y no vuelven a juntarse, ya está lista. Si no, aún le falta fuego.

Cuando apaguéis el fuego, dejad reposar la mermelada unos diez minutos, después proceded a envasarla en tarros de cristal esterilizados.
Para esterilizar los tarros de cristal, metedlos en el horno a unos 200º unos 15 minutos.

envasado de la mermelada

Cuando envasamos mermeladas tenemos un truco: aún en caliente, rellenamos los tarros de cristal, recién sacados del horno, hasta arriba; cerramos la tapa y les damos la vuelta, dejándolos así hasta que se hayan enfriado. De esta manera evitamos el baño maría y hasta ahora, siempre nos han hecho el vacío. Después hay que guardarlos en un lugar seco, fresco y alejado de la luz.

mermelada de naranja amarga

Y…¡equilicuá! ya podéis disfrutar de una de las mermeladas más espectaculares y diferentes, que sirve tanto para las tostadas del desayuno, como para acompañar platos de carne asada.  Está para chuparse los dedos ¡literalmente!
Pues nada chicxs, espero que os animéis, que el resultado merece mucho la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *