Mermelada de tomillo

Mermelada de tomillo

El tomillo es uno de los componentes de los ramitos aromáticos que se añaden a los guisos, a las salsas, adobos y escabeches, entre otros.
Es a la vez planta aromática y medicinal. Sus pequeñas hojas verdes, ligeramente grisáceas poseen aceites esenciales como el timol y carvacrol, ácido ceféico y rosmarínico y taninos. Su esencia le confiere propiedades estimulantes del tono vital y del apetito, carminativas, coleréticas, vermífugas (elimina parásitos), expectorante, antitusígena, antivírico, antibactericida y antifúngico. Como veis, el tomillo sirve para casi todo…en realidad es la planta con un mayor espectro de usos medicinales que existe.
Las flores son pequeñas de color rosa que florecen en primavera a partir de marzo.

tomillo y romero en la Ecofinca

Los antiguos egipcios utilizaban esta hierba en los embalsamamientos. Los griegos la utilizaban en sus baños y la quemaban como incienso en sus templos. Se cree que su extensión por toda Europa se debe a los romanos y el uso que de él hacían para purificar sus viviendas.
En la Ecofinca Lo Favaret tenemos la gran suerte de tener zonas abundantes en tomillo. El tomillo en estado silvestre se encuentra en laderas soleadas de suelo calcáreo, y no necesita apenas agua.

Es una de las aromáticas que conserva su sabor en platos de cocción lenta y se puede utilizar tanto en platos salados o dulces. Por todo esto, porque es una de nuestras hierbas preferidas y la tenemos nada más salir de casa, la utilizamos casi siempre con todo.

tomillo

Después de mucho tiempo de ir detrás de esta receta, ya que la persona que la guardaba no estaba por la labor de compartirla fácilmente, cuando la conseguimos nos pusimos manos a la obra con gran ilusión.

Es una mermelada muy fina, casi una jalea, de color ambarino. Casa perfectamente con unas tostadas en el desayuno o con asados de carnes o pescados.
Como para elaborar una mermelada de tomillo, necesitamos una base neutra para fijar su aroma, utilizaremos manzanas como soporte. Todos hemos probado la compota de manzana y sabemos lo ligera y suave que es. ¡Perfecta para fijar en ella el aroma del tomillo! Además la manzana contiene mucha pectina, necesaria para que la mermelada cuaje y nos  dure lo necesario. ¡Ah! Os recomendamos que utilicéis manzanas verdes (tipo Golden o Granny Smith), ya que su toque ácido realza el aroma del tomillo.

poner las manzanas en la olla

¡Bueno, pongámonos manos a la obra!

Los ingredientes son:

-1,300 kg de manzanas

-1 lt de agua

-10 cl de vinagre de malta (si no tenéis de malta, que sea un vinagre blanco)

-750 gr de azúcar

-3 cucharadas de tomillo fresco

tomillo troceado

Instrucciones:

Pelad las manzanas, cortadlas en 4 pedazos, quitadles el corazón y ponedlas en una olla para confituras.

poner las manzanas en la olla

Poned la piel y los corazones de las manzanas, que son muy ricos en pectina, en una gasa. Formad un saquito y atadlo con una cuerdecita.

hacer un saquito con pieles y pepitas de las manzanas con una gasa

Añadid 1 litro de agua.

cocer manzanas con el saquito

Llevad a ebullición y dejad cocer durante 30 minutos aproximadamente.

cocer 30 minutos

Retirad el saquito. Pasad la compota por un tamiz y recoger su jugo nuevamente en la olla.
Añadid el vinagre y el azucar. Coced a fuego muy lento.

tamizar la compota

Antes de que vuelva a hervir, agregad el tomillo troceado.

tomillo troceado

Llevad a ebullición y dejad cocer a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante 30-45 minutos.
Espumar, retirando la espuma que se forma en la superficie.

Una vez pasados los 30 minutos, id verificando la consistencia. Si no habéis hecho nunca mermelada, tenéis que saber que espesa una vez que enfría; no conviene pasarse en la cocción, porque aunque no se quema, corremos el riesgo de que se solidifique. Una regla práctica para saber si ya está cuajada es la siguiente: se pone un poco de mermelada en un platito, se mete unos 30 segundos en la nevera y luego se le pasa el dedo. Si la mermelada forma surcos y no vuelven a juntarse, ya está lista. Si no, aún le falta fuego.

cocer nuevamente

Cuando apaguéis el fuego, dejad reposar la mermelada unos diez minutos, después proceded a envasarla en tarros de cristal esterilizados.
Para esterilizar los tarros de cristal, metedlos en el horno a unos 200º unos 15 minutos.

mermelada de tomillo

Cuando envasamos mermeladas tenemos un truco: aún en caliente, rellenamos los tarros de cristal, recién sacados del horno, hasta arriba; cerramos la tapa y les damos la vuelta, dejándolos así hasta que se hayan enfriado. De esta manera evitamos el baño maría y hasta ahora, siempre nos han hecho el vacío. Después hay que guardarlos en un lugar seco, fresco y alejado de la luz.

Ahora solo falta empezar a disfrutar de esta mermelada tan atípica, e incluso ir pensando en futuras mermeladas en las que podemos variar el tomillo por otra aromática… ¡Nosotros ya queremos probar con el romero!

One thought on “Mermelada de tomillo

  1. Lluís

    Original ho ha de ser, penso fer-la en quan tingue una mica de temps.
    Bona labor la de trobar la recepta.
    Besstios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *